Qué tan supersticiosos somos?

Las supersticiones forman parte de nuestra vida diaria. En muchas ocasiones nos enfrentamos a ritos que debemos realizar para tener suerte o no tener mala suerte .Están tan arraigados en nosotros que instantáneamente los ejecutamos.

Pero porqué los hacemos? Todo tiene su explicación…

Herradura de la suerte:

Desde tiempos de Griegos y Romanos la herradura , debido a su forma de media luna y capacidad de atracción del hierro, se consideraba mágica. Los Cristianos Europeos se adueñaron de ésta superstición y atribuyeron su origen a un monje y arzobispo inglés , san Dunstan, quien era un estudioso de la metalúrgica. Cuenta la leyenda de que Dunstan le colocó herraduras al Diablo y no se las quitó hasta que el Diablo le prometiera que jamás se acercaría a alguien que tuviese una herradura.

El martes 13:

El origen de esta superstición se remonta a la Última Cena, en donde Cristo anuncia a sus Doce Apóstoles, su inminente crucifixión debido a que uno de ellos lo había traicionado.

Desde ese entonces se cree que cuando se sientan a cenar 13 personas una de ellas morirá antes del año. La maldición del martes 13 viene por el Dios Romano : Marte.

El gato negro:

El pobre gato negro, mucho gritan al ver al inocente animal pasearse por delante de nosotros. Es muy conocido entre las supersticiones que trae mala suerte. A diferencia de la cultura egipcia que veneraba a los gatos . La cultura católica le otorgó al gato negro un simbolismo negativo. El negro de la noche , la encarnación del mal , el diablo mismo. Cosas de brujas. Si se te cruza un gato negro en tu camino , tené mucho cuidado porque es señal de mala suerte , sin embargo si se dirige hacia ti significa que recibirás suerte y sabiduría.

Cuando se derrama la sal:

La sal se toma como un símbolo de incorruptibilidad ( si nos centramos en su uso para conservación de los alimentos en la antigüedad), por lo tanto simboliza las relaciones duraderas , que no se “ pudren” . Si se tiene la mala suerte de derramar la sal, según la tradición debemos agarrar un poco de sal y arrojarla por el hombre izquierdo para atrás, de no ser así podríamos sufrir engaños y decepciones a nivel personal.

Pasar por debajo de una escalera:

El origen de esta superstición es confuso, ya que la escalera se la relacionaba con la muerte , por la escalera subían los verdugos para colocar la cuerda de los ahorcados. Pero por otro lado según el cristianismo Lucifer miraba agazapado con maldad por debajo de la escalera que se usaba en el descenso del cuerpo de Cristo. Otro versión tiene que ver con la condición sagrada y mística que siempre se le otorgó al triángulo ( la santísima trinidad), lo que sería un sacrilegio pasar por debajo de ella.

Levantarse con el pie izquierdo:

En la antigüedad muchas civilizaciones han discriminado a los zurdos . El movimiento solar es hacia la derecha, la mayoría de las personas son derechas. En la Biblia los santificados están a la derecha de Dios . Incluso en latín la izquierda se denominaba “ sinester” , lo cual significa siniestro.

Llevado a nuestros días levantarse con “el pie izquierdo” es que todo nos sale al revés.

Vestirse de amarillo:

Es una superstición más reciente y se relaciona con el teatro. El origen es debido a la muerte del dramaturgo francés Moliere sobre las tablas en 1763 mientras estaba representando la obra “ El enfermo imaginario”. Moliere padecía de una tuberculosis avanzada , y mientras actuaba tuvo un horrible ataque de tos y comenzó a escupir sangre, tiñendo la prenda amarilla que llevaba de rojo.

Soplar una pestaña:

En la Edad Media existía la creencia de que el Diablo coleccionaba pestañas. Si a alguien se le caía alguna se consideraba mal augurio. Para espantar a la mala suerte había que agarrar una pestaña, ponerla en el dorso de la mano y tirarla por encima del hombre izquierdo o ponerla sobre la punta de la nariz y soplarla.

Tocar madera:

Se relaciona con que la madera se considera un material noble. También visto del lado Cristiano se asocia a tocar la madera de la cruz solicitando su protección.

Otra creencia era que si se realizaban golpes , esto despertaría y liberaría a las hadas benévolas encerradas en el interior de un árbol.

Zumban los oídos:

Cuando nos zumba el oído izquierdo lo asociamos a que alguien esta hablando mal de nosotros. Según la tradición el oído izquierdo sería para el amor y el derecho para el rencor. Si te pellizcas el oído derecho cuando éste te zumba el que habla mal de ti se morderá la lengua.

Soplar todas las velas de cumpleaños:

En la edad Media en Alemania se empezó a usar colocar en los pasteles de cumpleaños tantas velas como años se cumplían. Lo que se ha perdido es colocar las velas de los años que se cumplen más una extra para simbolizar prosperidad para el próximo año y esa era la fundamental que se debía apagar para poder tener buena suerte.

Cruzar los dedos:

Se cruzan los dedos cuando no se va a cumplir algo, para protegernos de la mala suerte y cuando realizamos un deseo. El origen de la superstición se remonta a una costumbre anterior a la era cristiana mediante la cual dos personas entrelazaban sus dedos índices para expresar deseo y juramento de ayudarse a cumplirlo mutuamente.

A pesar de que estas tradiciones son creencias antiguas en nuestros días están completamente arraigadas y por las dudas seguimos tirando sal por nuestro hombro izquierdo, evitamos pasar debajo de una escalera, cruzamos los dedos cuando deseamos algo y huimos del pobre inofensivo gato negro.

Pueden traer mala suerte o no, ser ciertas o no. Por las dudas no tentemos a la mala suerte y sigamos con estas tradiciones, por las dudas nomás.

Valeria V. Perez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s