La «no» maternidad, ELECCIÓN y estilo de vida.

La «no» maternidad es un tema que genera controversias y discusiones en el ambiente social donde se trate, aparecen las grietas y los polos opuestos sobre si está bien o está mal, si es normal o anormal. Pero lo que realmente se pone en tela de juicio son las razones que conllevan a esa decisión y los motivos que justifican esta elección de vida.

Con la Revolución Industrial del siglo XVIII, la mujer comenzó a incorporarse en el ambiente laboral, dando paso a una independencia económica que traería aparejada muchos cambios sociales tanto en lo profesional como en su vida misma, permitiéndole ser responsable de sus propias decisiones.

Es así que los cambios en las mujeres se han visto reflejados en su campo de acción, el cual dejó de ser el hogar, en cuanto a lo social, ya no solo se relacionaba en su núcleo familiar, y finalmente en cuanto a su función, ya no estaba destinada a solo ser madre.

La maternidad es una construcción social y cultural, no es algo innato y natural, y las razones por las cuales una mujer decide no procrear son muchas y son únicas para cada una de ellas. La no maternidad es una opción de vida que refleja otras posibilidades para la mujer y que pone sobre la balanza otras cuestiones que esta considere importantes.

Sin embargo, aún hoy todavía, las mujeres que llevan a cabo su vida sin hijos, son blanco de críticas y cuestionamientos. Se las considera «egoístas», ya que desde este punto de vista no contribuyen de manera significativa al mundo. Son calificadas con palabras un tanto despectivas, como por ejemplo, locas, antinaturales y acusadas de odiar a todos los niños.

Muchas veces las mujeres de la «no maternidad» son sometidas a interrogatorios con el fin de que puedan justificar el porque dicen «no quiero tener hijos». Incluso se las intenta hacerlas disentir de su idea, diciéndoles frases como «Ahora no queres, más adelante no sabes», «No sabes lo maravilloso que es tener a tu hijo recién nacido en tu pecho» y nunca falta la frase «Y si tu pareja quiere, que vas a hacer», entre otras.

Cabe destacar, que desde un aspecto social, se ha establecido una clasificación que dan cuenta de un «no instinto materno», incluso hay mujeres que se autodenominan de esa manera. Dentro de esta clasificación se pueden encontrar términos como, NOMO, por su significación en inglés, «Not Mother» (no madres), PANK, «Professional aunt, no kids» (tia profesional sin hijos) que son aquellas que disfrutan de su papel de tías o madrinas, pero no desean hijos propios, CHILDFREE (libre de hijos), y finalmente DINK O DINKY, para referirse a parejas en donde ambos no quieren tener hijos.

En definitiva las razones por las que una mujer decide o no ser madre, no deberían ser cuestionadas, ya que son parte de su vida íntima y privada, y son propias de su bienestar físico, mental y emocional. Decirle «si» a la maternidad no está mal, pero decirle «NO» tampoco.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s