La profesión del traductor está infravalorada

Por Mariana La Cruz, estudiante de traducción en Lenguas Vivas.

A nadie le gusta leer un texto traducido poco fiable que transmita una sensación de que algo de lo que se leyó no está bien. Sin embargo, a todos nos ha pasado.

La disputa entre los traductores que consideran esencial contar con una exhaustiva
formación académica y aquellos que consideran suficiente solo el dominio de dos lenguas, muchas
veces no certificado, viene de hace años y aún está muy lejos de resolverse. En los grupos de
Facebook dedicados a traductores e intérpretes uno puede pasar horas leyendo los fervientes
comentarios que defienden su postura con un tono arrogante y ataques al bando contrario. Es hora
de dejar de lado las susceptibilidades y reconocer que la tarea del traductor conlleva mucho más
conocimiento y capacitación de lo que se piensa
. Solo basta con echar un vistazo a las carreras de
traducción y comprobar que el buen manejo del idioma es un requisito obligatorio para ingresantes.

Hay quienes dicen que cualquier persona catalogada como bilingüe puede hacerse un lugar
en el mundo de la traducción, quizás al comienzo sin exigir muchas pretensiones y, a medida que va
ganando experiencia, posicionarse a la par de cualquier colega. Este razonamiento es, a mis ojos, de
lo más peligroso tanto para sus clientes como para la profesión misma. Por un lado, ¿quién
comprueba que esa traducción es fiable? Un traductor formado pasó por innumerables correcciones
a lo largo de la carrera validadas por la autoridad que cada profesor calificado conlleva
. Cada
machaque, cada explicación, cada dato que uno va recolectando en cada materia son las
herramientas que llevan a un traductor recién graduado a desempeñarse de manera exitosa desde
su primer trabajo a pesar de la falta de experiencia laboral. No se trata en absoluto de menospreciar
a quienes no pudieron acceder a una formación de calidad, ni enaltecer el valor de un título
académico, pero es una realidad que para alcanzar el perfeccionamiento que sucede a una larga experiencia hay muchas traducciones colmadas de los típicos errores de novato que se entregaron a
clientes con la esperanza de recibir un trabajo de calidad y que, por ende, han sido engañados.

Los problemas a los que puede llevar una traducción mal hecha son muchos, pero, por otro
lado, suponiendo que el cliente sabe desde un primer momento el riesgo que corre al contratar a un
traductor no calificado porque su fin es buscar un precio más bajo del habitual, ¿no afecta también
al valor que se le asigna a la profesión del traductor? Cada trabajo mal remunerado a conciencia que
uno acepta no hace más que perpetuar la creciente infravaloración que sufre el oficio hoy en día.
Los
clientes rehúyen a los precios justos y normalizan aquellos que solo un traductor con poca o nula
capacitación suele aceptar. ¿Cuál es el costo de esta devastadora cadena de acciones? La
comunicación efectiva parece haber pasado a segund
o plano.

Para que un traductor sea considerado un profesional debe contar no solo con el dominio de
al menos dos lenguas, sino de sus correspondientes culturas y áreas académicas, una capacidad de
redacción impecable, eficientes métodos de búsqueda y sobre todo criterio para resolver los
problemas que presenta cada texto en cuestión
. ¿El éxito de Los Simpson, famosa serie animada estadounidense, hubiera sido la misma de no haber sido asignada a traductores profesionales? Es
paradójico cómo la globalización aumenta la importancia del oficio del traductor al tiempo que la
sociedad la desvaloriza. El nivel del éxito de muchas profesiones depende de los traductores. Quizás,
no se tiene en cuenta que no se trata simplemente de cambiar unas palabras por otras, sino de
transmitir una idea, o varias, generar en el lector determinadas reacciones, adecuar el texto a la
época o cultura de llegada, entender el trasfondo de cada texto para encontrar las soluciones más
acertadas.

Por lo tanto, ante la globalización en la que vivimos, es indispensable que se reconozca la
importancia de la profesión traductora y la responsabilidad que tienen los traductores entre manos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s