Okupas: Una vuelta necesaria

Okupas es una serie argentina que fue emitida por primera vez en televisión en octubre del año 2000, protagonizada por Rodrigo de la Serna (Ricardo), Diego Alonzo Gomez (el “pollo”), Ariel Staltari (Walter) y Franco Tirri (el “chiqui”) y dirigida por Bruno Stagnaro, el talentoso guionista y director del cual he hablado anteriormente.

La historia del quiebre y el paso al “mal” que hace el personaje de Ricardo, es de culto. El programa de televisión tuvo un éxito tan grande que repercutió en personas de todas las clases sociales, es tanto el furor que la serie tuvo un gran trabajo de remasterización y fue lanzada el 20 de julio de este mismo año en la plataforma de Netflix.

Todos los que ya vimos la serie sabemos que esta nueva versión en HD, luego de tener que verla por YouTube en una calidad horrible, vino con un precio: Varias de las canciones de la banda sonora original (bandas como The Doors, The Beatles, The Rolling Stones) fueron eliminadas por problemas de dinero referidos a los derechos de autor, y estas fueron reemplazadas por canciones del músico Santiago Barrionuevo también conocido como Santiago “Motorizado”.

Personalmente, el cambio musical me parece un rasgo que da un ambiente diferente al de la serie. La voz y la música de Santiago crean atmosferas más tranquilas en situaciones que no ameritan esta sensación y esto provoca una falta de concordancia entre imagen y sonido. Más allá de la capacidad del cantante, la decisión, aunque necesaria para solventar gastos, no me pareció que fue la correcta, pero de eso no voy a profundizar ya que esto no hizo que no valiera  la pena esta vuelta. “Okupas es un programa que resiste al paso del tiempo” dijo Rodrigo de la Serna en una nota y  este concepto sintetiza la necesidad de recordar cierta realidad argentina de los años 2000 que, con algunos cambios quizás estéticos, sigue siendo la misma.

El show tiene una manera de mostrar las diferencias entre las personalidades y los comportamientos de las clases sociales, así como también de las tribus urbanas, muy bien reflejada con la realidad, es por eso que el público de la misma es uno sumamente variado. Las actuaciones de los actores, (principalmente de Rodrigo de la Serna), la búsqueda de su personaje por hacer un cambio totalmente radical en su vida, la forma en la que se desarrolla la historia y la de su antagonista el “negro” Pablo (Dante Mastropierro), el guión, la musicalización nacional (principalmente de Spinetta), la dirección, todos aspectos que hicieron que esta serie se haga de culto, pero también que se comprenda como un espejo de la realidad argentina, que, como dije anteriormente, se mantiene.

La pobreza, las drogas, el delito, la necesidad de pertenencia, los políticos y la policía no haciendo nada por el pueblo, la amistad, el dolor, el amor, la muerte, la religión, las costumbres, los diferentes dialectos y sociolectos que se manejaban en esa época, entre tantas otras temáticas que trascienden la pantalla de televisión y el tiempo y nos permiten comprender que la historia está muy ligada a la realidad argentina.

Para concluir, Okupas es un programa que le llegó a la gente tanto como Los Simuladores, ambas, las mejores series de la televisión argentina. Únicas. Pero, puntualmente, la marginalidad que encara la mini-serie es difícil de encontrar en shows contemporáneos, y, tal vez, estaría bueno ver historias y personajes así en televisión y cine más seguido, pero esto es complicado. Es por eso que darle otra mirada a este “espejo argentino”, siempre es util.

“Adiós y buena suerte”.

Mariano Vera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s