Ten cuidado a quien subes en tu auto

Las rutas durante la noche nos erizan lo pelos. Una oscuridad tenebrosa se cierra delante del auto. De repente una mujer hace dedo para que la alcancen a su destino. Pero nada es lo que parece